Hola! Soy Juanjo y soy FOTOGRAFO DE BODAS EN ZARAGOZA

Mi relación con el mundo de la imagen llegó a los 18 años, cuando escogí una de esas asignaturas en las que piensas que no vas a aprender nada, Comunicación Audiovisual.

Me enamoró la forma en que se narraban determinadas historias. Esos pequeños detalles que al final suman y hacen que todo cobre sentido. Desde ese momento supe que mi profesión iba a ser vocacional e iba a estar relacionada con el cine o con la fotografía. Y así fue…

Aún así, cuando terminé mis estudios en Audiovisuales, nunca imaginé que terminara siendo fotógrafo de bodas. Siempre me parecieron aburridas para alguien que está en pleno rendimiento creativo. Lógicamente, ¡me equivoqué! … Hasta que no entras de lleno en el mundo de la fotografía no descubres que un evento social como es una boda, te da infinitas oportunidades de ser creativo.

Así pues, un día cualquiera de 2011 decidí iniciar el proyecto que cambiaría mi vida para siempre. En aquel momento, la mitad de mí sería Juanlu, socio, amigo y compañero de batallas hasta 2015. Año en el que decidimos que lo mejor era separarnos e iniciar un nuevo proyecto que prácticamente empezaría desde cero.

Me considero afortunado por poder dedicarme a lo que realmente me apasiona, la fotografía. Pero lo que más me fascina de esta profesión no es la fotografía en sí, sino la oportunidad que tengo de trabajar con personas. Personas que viven un momento muy especial de sus vidas, personas que rebosan felicidad por todos los lados.

Fotografiar es algo que hago de manera natural.

Mi cámara es una extensión más de mi cuerpo y, aunque aparentemente disparo con el dedo índice, es con el corazón con el que decido cuándo y cómo disparar.

Tengo el poder de congelar el tiempo, el poder de capturar para siempre los momentos más emotivos e importantes de vuestras vidas y el poder de plasmarlos en un preciado recuerdo.